|

Se puede frenar la contaminación vehicular

La contaminación vehicular parecería ser la catástrofe mundial, pues cada día las vías se quedan estrechas para la cantidad de automotores que circulan, pero siempre hay fórmulas salvadoras que pasan por el uso masivo de la bicicleta y llegan hasta la destreza de los conductores para manejar un camión.

Todas estas se oyeron ayer en el foro metropolitano “Las emisiones vehiculares y estrategias para su disminución”, organizado por el Área Metropolitana y el Politécnico Jaime Isaza Cadavid en el auditorio de Premium Plaza.

Sergio Sánchez, director del Clean Air Institute de Washington, se enfocó en el transporte de carga, del que dijo que emite el 62% de las partículas PM 2.5 y el 32% de partículas CO2 en el Valle de Aburrá, las que considera muy altas en contaminación.

“Es un tema al que en América Latina no se le presta atención, pero por los niveles se volvió prioritario”, comentó el experto en movilidad, que conoce el caso de Medellín.

LAS ESTRATEGIAS

Según Sánchez, para bajar los niveles hay que acelerar la chatarrización, porque “los vehículos, entre más viejos, más contaminan”.

También sugiere acelerar la adquisición de vehículos con tecnologías limpias y eficientes: “hay que implementar sistemas de control instalando filtros que reducen la emisión”. Además, advierte la necesidad de una legislación sobre la movilidad de estos vehículos y lograr prácticas de conducción más eficientes al volante: “hemos comprobado que una buena conducción baja entre 10 y 40% el nivel de contaminación”, aseguró.

Myriam Gómez Marín, directora del grupo Ghygam del Politécnico, que estudia y formula propuestas sobre la calidad del aire, señala que una mala conducción contamina 7 veces más el aire.

“Hay que dejar el egoísmo, porque cada uno culpa a los demás y no se mira a sí mismo: el del taxi culpa al particular, el particular al del camión o al bus y así; la idea es que todos aportemos a defender el derecho al aire limpio”.

La integrante del Consejo Internacional sobre Transporte Limpio de Washington, Katherine Blumberg, expuso que si en Colombia el combustible es de 300 partes por millón de azufre, “hay que bajar ese nivel y así los vehículos contaminarán menos”.

Añadió que es necesario traer tecnologías más limpias, incentivar las motos eléctricas y seguir modelo como el de San Francisco (E.U.), donde “cada vez hay más gente que se mueve en bicicleta”.

Fuente: El Colombiano