|

Lista reactivación de salida de carbón afectada por cierre fronterizo

El Gobierno ya tiene delineado un plan para reactivar el transporte y la posterior exportación de carbón que producen las minas en Norte de Santander, afectadas por el cierre de la frontera con Venezuela.

La idea no solo es evacuar las 200.000 toneladas de carbón que están represadas, sino también permitir que la producción del mineral de esta región, estimada en unas 120.000 toneladas, no se vea afectada hacia adelante.

 La ministra de Transporte, Natalia Abello, estima que el plan debe entrar en operación a más tardar a finales de septiembre o inicios de octubre. Por ahora solo aguardan a que el presidente Juan Manuel Santos dé a conocer esta semana el decreto de la emergencia económica para esta zona del país.

¿En qué consiste el plan para evacuar el carbón represado por la crisis de la frontera con Venezuela?

Uno de los problemas más graves de los transportadores tiene que ver con los costos, pues hasta antes del cierre de la frontera, ellos operaban con combustible venezolano. En la estructura de costos el combustible representa el 40 por ciento, por eso estamos habilitando unos corredores logísticos que permitirán aliviarles esos costos. Así, los peajes para esos transportadores se reducirán en 50 por ciento y el combustible quedará al precio de frontera.

¿Cómo se garantizarán esas medidas?

Vamos a generar un cupo de combustible (gasolina y ACPM) para esa región, estimamos que será de 1,14 millones de galones al mes a precios de frontera. Ese estimado lo hicimos con base en cerca de 200 camiones que estarán involucrados en esta logística. En cuanto a los peajes, la medida regirá para los que están en la llamada Ruta del Sol. También reduciremos el costo en las tarifas de los puertos colombianos para que haya más competencia.

¿Qué rutas se emplearán?

Además de las medidas económicas diseñamos una cadena logística porque hoy no existe. El 50 por ciento del carbón que se produce en esta región, unas 60.000 toneladas al mes, puede ser por vía férrea y para eso ya contamos con dos empresas interesadas en comprar el mineral de Norte de Santander, llevarlas hasta sus propias minas y luego llevarlas a los puertos para su exportación, asumiendo ellos los costos de transporte. Como no todos se acogerán a esta opción, tenemos un esquema diferente. Ese otro 50 por ciento del carbón, es una mezcla de transporte terrestre y fluvial hasta el Puerto Capulco (Gamarra) y de allí hasta Barranquilla, donde hay suficiente capacidad instalada. Esto garantizará que todo el proceso de producción y exportación se mantenga en Colombia, a diferencia de lo que ocurría antes cuando esa estructura funcionaba a costos de Venezuela.

¿A partir de cuándo empezarán a regir esos nuevos precios?

Nosotros ya diseñamos la estructura, nos hemos puesto en contacto con todos los actores de esta cadena y ahora son ellos los que deben decidir de qué forma se acogen al plan. Estamos a la espera de que esta semana el Presidente (Juan Manuel Santos) dé a conocer el decreto de emergencia económica para Norte de Santander y a partir de entonces podremos montar toda la logística diseñada, eso tomará unos 15 días más; pero tienen que haber unas negociaciones que ya les corresponde a ellos hacer. Incluso, para garantizar la buena marcha del plan les ofrecimos un gerente logístico exclusivo que acompañe a todos los actores de la cadena, garantice la eficiencia de la estrategia y su desarrollo.

¿Cree que estas medidas serán suficientes?

Pensaría que sí. Nosotros estamos apuntándole a que esto sea posible y ofreciendo todas las ayudas como Gobierno. Incluso el Ministerio de Comercio ofreció una línea de crédito para ayudar a los transportadores en el evento que se requiera hacer algún tipo de inversión, todo esto para ayudar a los empresarios de la región no solo por la situación del cierre de la frontera, esto debe ser una política de largo plazo porque no se puede seguir operando con costos que no obedecen a la realidad del país.

También habrá un impacto para la economía de Norte de Santander…

Desde luego, no se trata solo de preservar los 7.000 empleos que generan esta actividad hoy, muchos de los cuales no están en Colombia en la medida que se utilizaba la ruta por Venezuela, al traerla para el país, pues habrá una demanda de mano de obra (unos 2.600 empleos directos), lo que sin duda tendrá un efecto positivo en la reactivación económica de la zona de frontera. El Gobierno se comprometió a tenderles una mano y no los vamos a abandonar.

¿Qué controles se implementarán para evitar que otros sectores no se aprovechen de la situación?

Estamos analizando con los mismos gremios y operadores logísticos de este renglón las fórmulas para que, en los temas de peajes y combustibles, los descuentos se hagan a través de las certificaciones que tenemos de las empresas vinculadas a este renglón.

Fuente: El Tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *