|

Expropiación ‘destraba’ la vía Bogotá – Girardot

La culminación del corredor podría ser una realidad este año con la herramienta del Gobierno nacional, la Ley de Infraestructura, que comenzó a ser aplicada.

Un poco más de 10 años lleva la construcción de la doble calzada Bogotá – Girardot, uno de los proyectos que más dolores de cabeza le han generado al Gobierno y a los usuarios que tienen que afrontar eternos trancones a causa de las obras.

Sin embargo, la Ley de Infraestructura destrabará dos predios que obstaculizaban su desarrollo.

Se trata del predio en el Viaducto el Paso, kilómetro 115, llegando a Girardot, de 600 metros y de propiedad de Julia Martínez, y el predio a la salida de Fusagasugá, propiedad del señor Joaquín Williamson, de 400 metros, a quién ya se le pagó pero no lo ha entregado.

Con la nueva Ley de Infraestructura, los predios podrán tener saneamiento automático por tratarse de una utilidad pública. La entidad que ordene la expropiación tendrá que mirar la inscripción en el Registro de Tierras y depositar el dinero en el depósito judicial.

La ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa Glen, aseguró que “más que la expropiación, que ya existía antes de la nueva Ley de Infraestructura, lo que hemos generado son mecanismos que faciliten la entrega de los predios sin depender de engorrosos procedimientos administrativos y judiciales.

“Con la aplicación de estos mecanismos -agregó- se permitirá contar más rápidamente con los predios y por esta vía facilitar y agilizar la ejecución de los proyectos”.

La aplicación de la misma destrabará otros proyectos como los de la Malla Vial del Valle del Cauca, en la cual unos 17 predios le llegaron a costar al Gobierno más del triple de su verdadero precio, y la doble calzada Briceño – Tunja – Sogamoso, que tiene un retraso de más de 11 años por estos problemas.

Sin pago

No obstante, algunos concesionarios no han pagado aun los predios que se han expropiado por medio de acuerdos, la deuda a algunos propietarios reporta más de 100 mil millones de pesos.

“Con las mejoras institucionales desde la creación de la ANI y con un mayor control a través de las interventorías. Recordemos que este gobierno recibió muchas concesiones sin interventoría o con interventorías en manos de los Nule.

“Ya eliminamos esas prácticas y estamos buscando acuerdos y mecanismos contractuales para que los concesionarios que tienen deudas con los propietarios cumplan con sus obligaciones”, aseguró la Ministra.

Otro de los inconvenientes es lo que representa ese bien privado para un propietario que ha pagado sus predios con esfuerzos.

Sin embargo, Víctor Cruz, presidente de Odinsa, asegura que se debe pensar en el bien social, que, a la misma vez, se convierte en un bien individual.

Fuente: El Nuevo Dia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *