|

Restricción del parrillero, suspendida tres meses más

El alcalde Luis H. Rodríguez postergará tres meses más la decisión sobre si impone o no la restricción del parrillero hombre en moto. El anuncio lo hizo a través de un comunicado, luego del consejo de seguridad del pasado lunes.

La determinación, señala, la adoptó después de escuchar a dirigentes cívicos, presidentes de juntas de Acción Comunal y a las empresas comercializadoras de motos.  El burgomaestre dijo que se tiene que confiar en los ciudadanos pero estos “deben denunciar oportunamente         cualquier hecho sospechoso”.

Así mismo, pidió confiar en los controles de la Policía, para evitar que las bandas delincuenciales usen motocicletas.

Condicionada
La suspensión de la medida la condicionó el burgomaestre a las estadísticas que, dijo, no deben alterarse e involucrar dicho medio de transporte, porque “inmediatamente se prohibirá” el parrillero.

Esta restricción ha sido cuestionada, al haber sido impuesta de manera permanente en el Municipio durante el anterior Gobierno local, mediante la expedición de decretos temporales, que eran expedidos con una diferencia de días, los unos de los otros.

Síntesis
La concejala del partido Mira, Érika Ramos, se ha enfrentado a la restricción del parrillero hombre en moto desde su primer periodo como cabildante. Para ella, es ilegal que la Alcaldía implemente la estrategia de manera permanente mediante actos administrativos temporales, de dos o tres meses de duración. Señaló que al vencer los decretos, el Municipio no le da a los motociclistas o a la ciudadanía suficiente tiempo para reaccionar cuando ya ha emitido otros nuevos alegando que así se mejora la seguridad, pero restándole legalidad a los actos administrativos el que no estén respaldados por la ciudadanía.

Además, ha expresado en reiteradas ocasiones que al motociclista se le está estigmatizando con la prohibición, pues son señalados públicamente de delincuentes.

La Concejala también le ha restado veracidad a las estadísticas que presenta la Policía porque son elaboradas sin tener claro quiénes son los motociclistas de Ibagué, pues no existe un estudio de caracterización de los mismos. Otro asunto que le ha dejado claro al Gobierno local es que la mayoría de las motos no son adquiridas para “recreación” o por personas de estratos altos, sino son usadas por necesidad en los estratos Uno, Dos y Tres.

Fuente: El Nuevo Día

Recuerde que puede suscribirse en la parte superior izquierda de nuestra pagina Web, para que reciba estas y otras noticias en su correo electrónico, al momento de ser publicadas , también puede seguirnos en las redes sociales facebook y Twitter.

Comparta esta noticia utilizando los botones que aparecen mas abajo.