El Gobierno sí tendrá un ahorro fiscal en subsidios al combustible, que el año pasado rondaron los tres billones de pesos

IVA más bajo para la gasolina. En la hoja de ruta que el Gobierno trazó para el periodo 2018 -2022 y que el Congreso aprobó el pasado jueves 2 de mayo a través de Plan Nacional de Desarrollo (PND) se dio luz verde al artículo 339 que estipula una disminución del IVA, del 19 a 5 por ciento, que se cobra a los combustibles en el país.

El objetivo de este artículo, que fue incluido por el Ministerio de Hacienda en la segunda ponencia del PND, es acercar el precio de la gasolina y el diésel a los valores internacionales con el fin de generar un ahorro fiscal.

Dicho de otra manera, el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, que tiene un déficit de 14 billones de pesos, desaparecería dado que no tendría que entrar a cubrir la diferencia entre los precios locales y los internacionales. Tan solo el año pasado los subsidios en este rubro tocaron los tres billones de pesos.

Con la norma aprobada los combustibles tendrían una disminución de 600 pesos por galón, pero este ahorro no se traduciría en un alivio para el bolsillo de los consumidores. Según señaló el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, “el consumidor final no va a darse cuenta de absolutamente nada, va a pagar exactamente el mismo precio”.

Carrasquilla explicó que el artículo solo afecta la estructura de combustibles líquidos y, en el caso de la gasolina, por ejemplo, si el galón vale 10.000 pesos, ese valor empieza por lo que es propiamente el precio de la gasolina, que es el que se afecta.

“En este momento tenemos un precio que es del orden de los 4.400 pesos por galón, eso subiría a 5.021 pesos para que, manteniendo el mismo precio final al consumidor de 10.000 pesos, se pueda bajar el IVA de 842 pesos a 251 pesos. Es decir, el costo final del consumidor es exactamente el mismo, pero el IVA que se paga, que es uno de los componentes de la cadena de valor, disminuye”, indicó.

Para Jairo Herrera, presidente de la Asociación Nacional de Empresas Transportadoras de Carga por Carretera (Asecarga), el Gobierno aún no le ha dado el estudio necesario al tema para fijar una política de largo plazo de combustible.

“Equiparar los precios con los internacionales no conduce a nada y crea una zozobra en el sector de la carga y el transporte”, señaló.

Así mismo, Herrera recalcó que en la estructura de costos, el combustible representa el 33 por ciento de los costos de transporte, que sumado a los peajes, representan unos costos operativos que llegan a casi a un 50 por ciento. “Eso es supremamente alto, así que cualquier incidencia a la bajo o al alza es sensible para nuestro parque automotor”, anotó.

No obstante, el jefe de la cartera de Hacienda precisó que ese cambio permitirá un manejo más racional en la fijación administrativa de esos precios. “Nosotros lo queremos simplificar y esa decisión es un primer paso importante”, dijo y al tiempo agregó que el objetivo es tener muchísima más correspondencia en el precio de la gasolina y disminuir, aunque no eliminar, los subsidios que se entregan por esta vía.

Fuente: Portafolio

Imagen: Archivo Portafolio