Desde el Congreso le piden al gobierno una política acorde a las condiciones de la población

Peajes en Colombia los reclamos por la proliferación de peajes en las carreteras y su alto costo llegaron esta semana al Congreso de la República durante un debate en la Comisión de Ordenamiento Territorial del Senado.

“Colombia necesita acciones reales frente a la situación actual de la infraestructura vial y los peajes y que el tema sea tratado desde una perspectiva técnica y social que favorezca al turismo, el desarrollo local y la competitividad de todas las regiones”, aseguró el senador Jorge Eduardo Londoño.

En cuanto al costo de los peajes, la senadora María del Rosario Guerra, planteó que este debe bajar de precio cuando el concesionario devuelva la vía. “No puede ser que un Estado monte un peaje para financiar la infraestructura y cuando se retribuya la vía, no reduzcan el valor del peaje”.

Al respecto, Londoño, precisó que hay casos como los de las concesiones Bogotá-Girardot o Bogotá-Sogamoso que ya cumplieron con lo que se pactó cuando se hicieron los cálculos financieros. “Si lo que se hizo en la proyección se cumplió y se le pagó al concesionario lo que invirtió en la obra o lo que debía ganar, debe devolvérsele al estado y reducir así el costo de los peajes”.

Además, sostuvo que las altas tarifas no compensan el pago por el mal estado de algunas carreteras. “Las tarifas de los peajes son desproporcionadas y no tienen relación lógica con el estado de las vías”, agregó el senador Londoño. Según el congresista, “con el cobro de peajes se recaudan cerca de tres billones de pesos, y sólo el 4 por ciento de la malla vial está en buen estado”.

¿Qué proponen?

El debate por los altos costos y la concentración de peajes no es nuevo. En el primer caso, el ejemplo más claro es el de la vía Bogotá -Villavicencio que tiene uno de los costos más altos por kilómetro recorrido.

En cuanto a la concentración de peajes, hay casos en los que hay menos de 20 kilómetros entre uno y otro, como el del Río Bogotá y Mondoñedo en Cundinamarca. En la ruta Bogotá – Armenia – Pereira – Manizales hay que pagar 10 peajes por 340 kilómetros. En la vía Bogotá – Cali hay que pasar por 12 peajes en un recorrido de 440 kilómetros. Es decir, casi que un peaje cada 37 kilómetros.

El senador Londoño, le dijo a EL TIEMPO que es urgente hacer una revisión y reajuste de precios de acuerdo a la calidad de las vías, y ante la concentración de peajes aseguró que es necesario hacer un estudio de cuántos y cada cuántos kilómetros deben instalarse.

Con el cobro de peajes se recaudan cerca de tres billones de pesos, y sólo el 4 por ciento de la malla vial está en buen estado”

Así mismo, su colega, la senadora María del Rosario Guerra, quien ya había hecho un debate similar hace unos dos años insistió en la necesidad de crear una política pública de peajes, punto en el cual según ella estuvieron de acuerdo los representantes del gobierno en el debate, entre ellos, del Ministerio de Transporte, Invías y la Agencia Nacional de Infraestructura.

“Necesitamos esa política pública. No puede ser que dependiendo de cada concesión se fijen las tarifas de los peajes”, dijo. Agregó que el costo del peaje debe tener relación directa con la calidad de la infraestructura y el tipo de transporte y que estos deben estar a una distancia mínima de 50 kilómetros uno de otro.

Por último, la Comisión de Ordenamiento Territorial le pidió al gobierno priorizar la implementación de los peajes electrónicos, y regular y controlar con mayor atención las alzas en los valores de los peajes.

Regulación para peajes

Un proyecto de ley radicado en el Congreso por el representante Fabián Díaz, busca diseñar una regulación mínima que evite abusos al fijar tarifas de peajes.

De esta forma, la estructuración tarifaria deberá ser diferencial considerando la condición socioeconómica y nivel de ingresos de los pobladores de la zona afectada por la concesión vial con relación a la de otros usuarios que transitan por la concesión.

El proyecto contempla unas tarifas diferenciales. Esto significa, que de ser aprobado, los vehículos que transporten productos agropecuarios producidos en el territorio nacional, deberán tener una tarifa de peaje menor o exento. También prohíbe los cambios en la tarifa por calamidad. Los daños en la infraestructura vial por causas naturales no serán causal de aumento de las tarifas cobradas a los usuarios.

¿Qué pasó con los peajes electrónicos?

El proyecto para unificar el recaudo de peajes electrónicos sigue todavía estancado. En noviembre del 2017 el Ministerio de Transporte y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) firmaron la resolución que les dio vía libre a estos mecanismos para que operaran de forma interconectada. El 9 de marzo del año pasado se expidió una resolución que fijaba un período de 12 meses para tal fin.

Sin embargo, los concesionarios presionaron un nuevo plazo para la entrada en operación pues no había acuerdos en aspectos relacionados con las condiciones para el pago por el servicio de intermediación y los costos transaccionales, a lo cual el Ministerio de Transporte accedió otorgando un año más de plazo, es decir, hasta el 12 de marzo del 2020.

Fuente: El Tiempo

Imagen: Archivo El Tiempo